El internet de las cosas llega a las instalaciones de gas

Por lo general las noticias sobre innovaciones y desarrollos tecnológicos provienen de los países industrializados. Sin embargo, en esta ocasión la novedad nos llega de iberoamérica. Concretamente, desde Morelia, una ciudad de menos de un millón de habitantes, situada en el estado de Michoacán, en México.

Allí, dos estudiantes del Ingeniería Mecatrónica del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) diseñaron una app que permite controlar a distancia el suministro de gas.

Se trata de una aplicación que envía una alerta al teléfono móvil del usuario, cuando identifica un bajo nivel de gas en el tanque estacionario doméstico. Así, evitamos la incomodidad de descubrir que se nos acabó el butano cuando estamos tomando una ducha o nos disponemos a encender la cocina.

Adicionalmente, el programa también contribuye con la seguridad de los usuarios, pues posee una utilidad que permite cerrar a distancia la válvula del depósito, si de repente recordamos que hemos salido de casa dejándola abierta o si se detecta una fuga de gas.

Al cerrar el flujo energético se evitarían muchos accidentes, que ponen en peligro la vida y bienes del usuario y sus vecinos.

Por otra parte, la aplicación también favorece la transparencia en el cobro de los servicios, pues permite una mejor lectura del medidor. Aunque el usuario no tenga acceso al área donde se encuentran el medidor y el tanque estacionario podrá contar con un registro detallado por día del nivel de combustible y corroborar cuántos litros le han sido suministrados.

Para las empresas distribuidoras de gas, la aplicación permitiría la creación de una base de datos de usuarios, para planificar un cronograma de visitas ajustado en función de los reportes generados por este monitoreo. Ello redundará en mejoras logísticas que se reflejarían en un mejor servicio y una mayor efectividad.

Igualmente, esta app puede ser utilizada por industrias que operan con gas como fuente de energía, permitiéndoles un control estricto de suministros, y garantizando la continuidad de la producción y la seguridad de sus trabajadores.

Recordemos que el gas es un producto altamente combustible, por lo que toda utilidad que contribuya al óptimo funcionamiento de las instalaciones de gas y a reducir la demanda de energía, tiene un impacto significativo tanto en términos de economía, sustentabilidad y condiciones ambientales, como de seguridad.

A diferencia de otras innovaciones que, debido al proceso de desarrollo, tienen un costo elevado, el precio de este sistema es muy bajo. Ello se debe a que se soporta en un arduino, es decir, una plataforma de hardware y software de código abierto (open-source). Funciona a partir de un microcontrolador que recibe información del interfaz de entrada, la procesa, y la remite a una interfaz de salida conectada al periférico deseado (en este caso, la válvula de gas).

En vista de que la app se basa en una programación libre y que los elementos físicos son muy sencillos, los mayores costos se derivan del precio de sus componentes, que tampoco son muy altos.

En la actualidad, los creadores están en proceso de solicitar la patente del dispositivo ante el Instituto Mexicano de Propiedad Intelectual (IMPI). Una vez formalizado el registro, la aplicación estará lista para ser comercializada en todo el mundo, pues su operatividad es universal.

En paralelo, ya han logrado el apoyo de una empresa que se encargará de la producción a escala y distribución del aparato.

Esta app cabe bajo el paraguas del internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) concepto que designa la interconexión de equipos electrónicos de uso cotidiano a través de internet, y su interacción con el usuario.